Jugando con una Mantis Religiosa

Te pones a jugar te pones a jugar y de repente… pues a veces pasa.
En vez de dejar al pobre bicho, le molestas.

.

Deja un comentario